LA IDENTIDAD DE LA PESCA


  PACU
(Colossoma mitrei)



  PACU  Este fantástico pez recibe diferentes nombres vulgares dependiendo del país en el que se lo busque. En la Argentina recibe los nombres de: Pacú, pez chato, piraí, mbiraí y a sus primos menores se los llama: Pacú chico, pacucito, pacú mirín. lechón de río o medallón. Es de características robustas con cuerpo de forma ovoide y aplanado lateralmente con coloraciones que van del dorado claro al marrón oscuro con los laterales manchados y las aletas entre los colores amarillo rojizo hasta el naranja vivo, ambas con el borde de color negro. Aparece en los ríos con los primeros calores fuertes de la primavera (mediados de Octubre) y se queda hasta Marzo, momento en que remonta los ríos a causa del frío. El desove lo completa en pleno verano a fines de Diciembre y principios de Enero.


LINEAS

 

Los lugares de pesca para esta especie son los ríos y arroyos interiores del Delta, (de Octubre a Marzo) y en los mismos a lo largo de todo el Paraná, Paraguay, Pilcomayo, Bermejo, etc. en los remansos o en los grandes ríos cerca de las orillas bajo los árboles intentando su pesca igual que la de la boga. Itatí, Itá Ibaté, Ituzaingó, y localidades vecinas son también más que aptas, por sus aguas templadas, para su pesca. Son buenos pesqueros también las salientes en la costa buscándolos con cortos lances de no más de 12 metros, los remansos con buena profundidad en las grandes vías de agua, en las playas con no menos de 1,50 metros de profundidad junto a la desembocadura de un arroyo, canal, etc. los que arrastran su alimento preferido. Las horas del pique suelen darse a la mañana cuando comienza a calentar el sol y hasta el mediodía para volver a activarse a la tardecita desapareciendo al ponerse oscuro. De noche sus capturas son muy aisladas. Los lugareños los capturan con trampas. Es un pez que a pesar de su tamaño tiene boca chica, detalle a tener en cuenta a la hora de lanzar la carnada al agua.




El equipo debe ser, como decimos siempre, lo más equilibrado posible. Lo ideal es uno de "spinning" liviano a mediano. Yo armo una Shakespeare Wonderod de 1,85 mts. o mi Banax Lode Star LS-662M con un reel Daiwa 1000 cargado con multifilamento del 0.14 o Super Raiglón del 0.24. Ambas opciones más que óptimas dependiendo del caso (costa o embarcado). En la línea pongo un anzuelo Mustad 9671 Nº 8 al 14 atado al final de una brazolada del 0.35 ó 0.40 y un leader de acero de no más de 10 libras y muy flexible (opcional por si traga y muerde) que se une al nylon del reel con un esmerillón acorde. El plomo, de acuerdo a la caña siempre lo armo corredizo enhebrado en el nylon del reel. En el caso de correntadas fuertes la plomada puede ser plana o del tipo pirámide truncada atada a un "snap" que corra por la línea. La caña de una mano y un buen reel frontal son más que suficientes a la hora de encarar este tipo de pesca. También lo busco arriba con boya y plomo acorde bajo los ceibos en flor sobre la orilla de los grandes ríos.   Esta especie es omnívora por lo que las carnadas son variadas y dependen de la época y del lugar en que estemos. Toma desde corazón sangrando hasta tripa de ave o cogote de la misma tanto de flote como de fondo. Frutas como la ciruela cortada en tiras o entera si es chica, quinotos, manzana, pera, higo, durazno, etc. También toma granos de maíz, lombriz de tierra, orugas, etc. Para el caso del maíz se lo debe hervir para encarnarlo y clavarlo en la parte blanca del grano dejando libre la muerte del anzuelo (si pesca con muerte). El maíz es ideal para cebar desde la misma embarcación y algunos lo untan con miel. Lo ideal según muchos autores y pescadores es el pan de centeno o la galleta de campo. este último atrae también al pirá-pitá.
Les cuento que aguas arriba de la represa cerca de Posadas se han capturado ejemplares de más de 1 metro de largo por lo que deberíamos tener en cuenta las dimensiones del equipo a la hora de elegir el pesquero. Informémonos antes de lamentar pérdidas de partes del equipo pero por sobre todo de alguna pieza que pueda darnos el récord de pacú.

 



E
n conclución los equipos deben estar constituidos por cañas de "spinning" o "bait cast" mediano o pesado o de trolling de 2.10 a 2.50 metros, de 12 a 20 libras. Reels frontales o rotativos medianos cargados con 150 a 200 metros de nailon del 0.22 al 0.30. La línea debe estar conformada por un solo anzuelo pata corta atado a un líder de acero blando y flexible de no más de 10 cms. de largo y de hasta 20 libras de resistencia. Al hilo del reel le colocaremos un plomo pasante de 30 a 50 gramos. Podemos tomar la opción de colocarle una perlita pasante en la parte de abajo (que corra con el plomo) para proteger el nudo de unión con el líder. Si vamos a pindacear deberemos achicar el peso del plomo hasta unos 15 ó 20 gramos. En este caso debemos estar muy atentos a la clavada y a no dejar demasiada panza en el hilo para no perder tiempo en tensar hilo con el golpe de caña. Pruebe presentarle un brochette de carnadas en el anzuelo, así si el pez desprecia una capaz que le toma la otra. Y si no tiene suerte en la primer caída repita la cancha, siempre sobre las calles de agua que son las que arrastran la comida.





Generalmente su pesca se efectúa, como ya dijimos, en los ríos, canales y arroyos de la cuenca del Paraná y sus tributarios. Pueden usarse líneas de flote o de fondo tanto fondeado como al pindá (modalidad también muy rendidora). Cualquiera de estas dos modalidades hacen que el pacú una vez clavado despliegue una verdadera batalla que se diferencia del resto de las especies llamadas de variada chica o mediana porque encara directamente para abajo, lo que obliga al pescador a estar muy atento al pique, a la regulación del freno del reel, y a la intención de ir cansándolo hasta lograr levantarlo a la superficie para acercarlo a la costa o al bote. Lo que no puede faltar si pescamos de embarcados es un copo fuerte y grande para levantar al pez y lo conveniente si decidimos aprovecharlo para cenar es mantenerlo atado a la borda del bote en el agua hasta la hora de volvernos. por este mismo motivo descartamos el bichero, para no perforar alguno de sus órganos vitales y poder mantenerlo vivo. Es importante también atar al cabo del ancla un boyarín, ya que si tenemos que soltarnos para acompañar al pez en su pelea lo más indicado es cortar este cabo y no perder tiempo izando el fondeo, ya que en ese corto tiempo puede cortar, y al concluir la lucha podremos volver al lugar y recuperar el ancla fácilmente. Su carne es muy apreciada y se lo llama el "lechón del río".




CARNADAS
Son variadas y van con cada lugar y con cada pescador
Es omnívoro (come de todo) pero prefiere frutos y frutas. Podemos encarnar con gajos de naranja, quinotos pinchados algo pasados, frutos del lugar que caigan a las aguas, bolitas de masa, queso, salamín, carne vacuna (corazón, mondongo, grasa, etc), cubitos de queso, lombrices, etc.
MASAS
Las recetas son muchas y van con cada lugar y con cada pescador pero les damos un par de las más conocidas
1) Mezclar 1 kilo de harina de trigo con 2 sobres de jugo de mburucuya en polvo, agregar agua y amasar. Armar bolitas como un quinoto de grandes y hervir 5´ en agua con esencia de vainilla. Guardarlas en la heladera envueltas en film.
2) Harina de trigo y pan rallado por partes iguales. Amasar con agua y esencia de vainilla dándole una consistencia firme. Esta mezcla no lleva cocción por lo que puede hacerse a bordo y con agua del mismo ámbito.
3) Una parte de harina de trigo y media de harina de maíz. Mezclar con esencia de vainilla y hervir 5´. Para guardarlas se pueden salpicar con un rociador con más esencia de vainilla y envolverlas en papel film para que no pierdan humedad.