LA IDENTIDAD DE LA PESCA




  ANCHOA DE BANCO
(Pomatomus saltatrix)




  ANCHOA DE BANCO
Pomatomus saltatrix

Es una especie deportiva por excelencia. Muy voraz en su forma de atacar los cebos y muy enérgica a la hora de pelear por zafarse. Lo ideal es pescarla con equipos muy livianos para disfrutarla mucho mientras la tengamos prendida del anzuelo. Su temporada de pesca es la de la Primavera pescándola hasta fines del verano. La pesca al vuelo es uno de las artes ideales para tentar a esta especie cazadora. El fly cast no se queda atrás. Si se anima inténtelo. Se la pesca en la modalidad "trolling" de embarcado y "spinning" de costa con artificiales y con carnada natural como dijimos antes "al vuelo". Se la puede encontrar bajo las "pajaradas", las bandadas de gaviotas que siempre sobrevuelan los cardúmenes de pejerreyes, cornalitos y anchoítas siendo estos su alimento natural. Tiene aletas pequeñas como todos los buenos nadadores. Las mayors tallas halladas alcanzaron los 110 centímetros y pasaron unos 12 kilogramos, pero para nuestras aguas alcanzan los 2 kilos y los 60 centímetros, salvo escasas excepciones.

 

LINEAS




S
u habitat natural son las aguas templadas y cálidas del océano Atlántico y llega a nuestras costas a mediados de la primavera desde las costas de Brasil, permaneciendo hasta finales del verano. Su llegada a Mar del Plata coincide con la de su alimento natural: Pejerreyes, caballa, anchoita, etc. Los ejemplares de menor porte llegan a la orilla y es común su captura de muelles o escolleras. Su carnada preferida es blanca: Pejerrey, sardina, filete de la misma anchoa, etc. y toma todo tipo de artificiales, como cucharas giratorias
(spinners) u ondulantes, preferentemente pesadas y angostas, "jigs", fiocos, moscas y hasta trozos de papel aluminio o plástico blanco (sachet de leche) y hasta el brillo del anzuelo nuevo la hace atacar el engaño, siendo una especie por naturaleza voraz y sanguinaria en su forma de alimentarse. La modalidad más rendidora es el "trolling" sobre las cercanías de los bancos. L
as líneas que se usan para su pesca de costa son las que se detallan aquí junto. No tiene secretos y cuando se captura una las demás vienen solas ya que se mueven en cardúmenes detrás de anchoítas, caballa y pejerrey, frente a las costa de Mar del Plata en octubre.

 


E
s fundamental descubrir a que profundidad está nadando y a que especie está persiguiendo, para poder acomodar la técnica de captura a estas condiciones naturales. Sus víctimas varían la profundidad de su natación en busca de su alimento y con ellas la anchoa, en su persecución, también la modifica. Una vez capturada y a bordo debemos cuidarnos de sus fuertes dientes.

 



Se la comercializa en el mercado interno entera. Es muy sabrosa, pero para mi gusto algo seca. Se le sacan dos buenos "bifes" de sus laterles lo que la hace fácil de liimpiar ya que esos bifes se "cuerean", no se descaman. Los mayores tamaños capturados deportivamente alcanzan los 67 cms de longitud y llegan a los dos kilos de peso, aunque los hay de hasta 113 cms. Las capturas más comunes son bastante mas pequeñas. Desde las escolleras en todo el litoral de la provincia se pueden capturar en plena temporada, aunque hace incursiones esporádicas a la costa durante casi todo el año. Vaya a saber por que. En verano se la captura desde la playa y las escolleras en tamaños más chicos, pero igualmente luchadores. Es una excelente carnada para la pesca de tiburones.