LA IDENTIDAD DE LA PESCA

Una vez más Fabio Zayas .....

Esta vez en el Canal 15
.



Muchas ganas tenia de conocer este lugar: Fácil acceso, pesca de costa desde tierra firme, y encima corvinas negras. Vivo en la ciudad de Mar de Ajo, por lo tanto tendria que recorrer mitad de camino a Buenos Aires por Interbalnearia 11, precisamente hasta la localidad de Cerro de La Gloria, donde el puente anuncia el Canal. Cargamos la parrilla para hacer el asado, carne carbón, agua, un tinto de los buenos, gaseosa, pala de punta, botas, baldes, posacañas, equipos de pesca y por supuesto las ganas de conocer que era esto de la corvina negra. Fuimos de la partida Damian, Oscar, Fernando, Luis y yo.

 

 

Salimos de Mar de Ajo a las 5 AM y entre charla y mate, en un par de hora estábamos cruzando el puente que pasa sobre el Canal. Previo permiso en unas de las estancias de la zona costeamos el canal unos 3.000 metros desde la ruta hacia el mar. Llegamos en una camioneta de tracción simple hasta el lugar elegido donde habia una tranquera que nos impedia el paso más alla, ya que el dueno de este campo no deja seguir con vehículos. Pero algunos pescadores se internaban caminando más alla de ésta e incluso transitando a pie unos 5.000 metros se puede llegar a la desembocadura, donde se comenta que la pesca es más abundante. El lugar elegido por nosotros era una barranca de piso muy firme la cual apenas la bajamos nos encontramos con un enorme cangrejal.

 



Precisamente el cangrejo negro de tierra es el alimento natural de estos peces, por lo tanto nos calzamos las botas y empuñando la pala nos encaramamos en la aventura de capturarlos y colocarlos en un balde. La tarea no es fácil, hay que observar los agujeritos donde estos se entierran y levantar el barro debajo de estos de manera de sorprender al bicho antes que se entierre, tratar de agarrarlo y colocarlo en el balde que sostiene nuestro compañero, teniendo cuidado de no salir lastimado con las grandes pinzas que tienen los machos. Al poco tiempo seguro le va a ir agarrando la mano. También puede utilizarse una pinza para sujetarlo. Una vez obtenida la preciada carnada, armamos los aparejos. El canal tiene unos 200 metros de ancho y en esta oportunidad tuvimos éxito los que logramos pescar anclando la plomada en el veril de enfrente, ya que la corvina come en los veriles, y debido al bullicio que había en al costa donde nos encontrábamos, éstas se hallaban en la otra orilla. Por lo tanto armamos varas No. 7 y 8 con reeles rotativos ( en este caso Abu 7000) y varas 10 armadas con frontales (en este caso bacota escualo). Los nylon entre 0.30mm y 0.40 mms.con y chicotes cónicos del 0.70 en los cuales pasamos un esmerillón con sus respectivas perlas y en éste atamos un anzuelo del tipo corvina No 5/0 empatillado con 80 cm de nylon del 0.70mm. Como verán es una linea simple, las plomadas básicamente satelites de entre 180 y 220 gramos para anclarla bien en el segundo veril. Si el cangrego era chico colocábamos dos o tres enteros y si era grande colocábamos solo uno sin caparazón, atándolo prolijamente. Distiguimos el macho de la hembra por el tamano de las pinzas ( es más grande la de los machos), quitándole también las pinzas solo a los machos.

 

Los piques no se hicieron esperar, cada tiro que era bien colocado y anclado tenia un pique de corvina. En ese momento estaba comenzando a bajar la marea, no pudiendo transformarlo todos en capturas debido al enganche que habia en el centro del canal, en el cual muchas veces se quedaba la pieza y a veces tambien nuestras líneas. Por lo tanto teniamos que forzar un poco la recuperacion de la linea hasta pasar el medio y luego trabajar la pieza ya sobre la orilla en la que estábamos pescando. Posteriormente era indispensable la ayuda de un companero que baje la barranca con las botas y ayudarnos a izarla. Asi fue pasando el dia con una pesca entretenida que se cortó un poco luego que termino de bajar y comenzo a crecer fuerte, para luego comenzar otra vez cuando se tranquilizó la creciente. Tuve la suerte de capturar 5 pichones de corvina negra de entre 4 y 6 kg, las que en la jerga de pescadores llaman "moritas", que no son otra cosa que pichones de corvina negra que todavía no emigran de la zona, cosa que hacen cuando llegan a tamaño adulto. Me parecio una pesca muy interesante por tratarse de pesca de costa y que se presta para compartir el asado y la camaradería.

 


Muy importante, no olvidarse nada: Hay cero servicio, cero baño y pienso que en estos dias comenzara a hacer calor, por lo tanto debemos tomar las precauciones del caso. He comprobado que las corvinas negras están en los canales que desaguan en la bahía. El que acepte el desafio puede venir a intentarlo. Otro dato: Nosotros practicamos la pesca diurna, pero tengo entendido que la marea de la noche es la más rendidora, cosa que pude comprobar en el lugar por testimonio de los aficionados, asi que para el que le guste puede traerse el sol de noche y quedarse, donde probablemente tenga la sorpresa de una de las grandes de verdad que puede llegar a 20 kg o más.


Buena pesca, esta vez de corvinas negras: Fabio




Fabio Zayas
Teléfono fijo: (02257) 42-0650 / Celular: (02257) 15 66-7858
Mail to: zayasbar@hotmail.com / fabiozayas@speedy.com.ar